viernes, 16 de julio de 2010

Ayuda para Monterrey (2ª parte)

Empieza a llover. Lo que al principio parece una fuerte lluvia, pronto se convierte en una tormenta que dobla los árboles que se ven por las ventanas de tu casa. Las noticias habían advertido de la entrada de un huracán, pero sabiendo que tu casa no está en la costa tomaste, junto con tu familia, las precauciones de rutina.

Llueve y truena que parece que se va a caer el cielo. ¡No para de llover, caray! Los encharcamientos poco a poco se hacen ríos callejeros, y es divertido ver la corriente que crece. Pero empiezas a preocuparte cuando ves que la corriente arrastra un coche estacionado. Mamá llama a todos y papá da indicaciones de subir niños y cosas al segundo piso. Te asomas por la escalera y alcanzas a ver agua en la planta baja... ¡tu casa se está inundando!

En cuestión de media hora, el agua ha alcanzado el metro y medio y las pocas cosas que alcanzaron a subir al segundo piso de tu casa están medio mojadas, pero completas. Abajo, la estufa, el refri y las gavetas de la cocina integral están llenos de lodo y cubiertos de agua. El sillón de tu sala flota. De pronto, alguien exclama: "¡Mis libros!". "¡Las actas de nacimiento se quedaron abajo!", dice alguien más. Con tristeza, empiezan a hacer el primer recuento de lo perdido.

Mañana sábado es el día en que llenaremos el trailer con sus donativos. Será un día largo y pesado, pues empezaremos desde las 10 am en el Tejabán Comunitario de Lomas del Centinela, donde se reúnen nuestras hermanas Guías del Distrito Centinela (jejeje... ¡obviamente!). Ahí estaremos, por si quieren llevar una caja con lo que ustedes consideren que ésas familias pueden necesitar... apoyen el programa "Adopta una Familia", emitido por la Asociación de Guías de México, Distrito Monterrey.

¿Qué me pondré mañana? ¿Cón qué lavarán los pocos trastes que alcanzamos a recoger? ¿Dónde quedaron mis zapatos, mis juguetes? No debe ser fácil estar en la situación de un damnificado. Sólo la solidaridad nos permite acercarnos siquiera con la imaginación a lo que ésas familias están necesitando... y es por éso que desde la semana pasada les hemos pedido su ayuda.

Me permito preguntarles... ¿cuántos de ustedes recibieron el llamado y lo respondieron? A todos ustedes... ¡muchas gracias!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tus comentarios!
Por favor, cuida tu ortografía y asegúrate de no dejarte llevar por lo acalorado de una discusión... son bienvenidas todas las aportaciones, siempre y cuando no atenten contra la libertad de los demás.